Los abrazos rotos

| | |

Los abrazos rotos



La elección de uno de los fotogramas más bellos de la película, el adecuado tratamiento pop, una tipografía magnífica… y, sin embargo, un resultado final que no convence. Así es el cartel de Los abrazos rotos: fiel reflejo de una película que, pese a no carecer de los elementos propios de la genialidad de su autor, no termina de enganchar.
El por qué lo cuenta |José Manuel -mucho mejor de lo que yo podría hacerlo- en su última entrada.

Deja un comentario