Amor al arte

| | | |

Una de las cosas más bonitas que está teniendo montar La voz humana es comprobar la buena disposición de amigos y colegas (sin ir más lejos, Héctor y Verónica actuarán -literalmente- por amor al arte). Es algo que no me sorprende demasiado pues, por suerte, estoy acostumbrado a la calidad humana de las personas que me rodean; pero cuando recibes la colaboración desinteresada de alguien que ni siquiera te conoce, la cosa se vuelve profundamente emocionante.
Cuando tuve la idea de situar a la protagonista entre una multitud de teléfonos iguales lo primero que pensé fue que sería imposible hacerlo a presupuesto cero. Despues de mucho buscar dónde encontrar viejos modelos Heraldo, y a punto ya de cambiar el planteamiento escénico por otro que me diera menos quebraderos de cabeza, di con el blog de Vintage Almacenaje. Escribí a su propietario contándole nuestro proyecto y nuestras posibilidades y me contestó de inmediato brindándose a prestarnos cuantos aparatos puediera conseguir. Ayer recibí su llamada para pedirme una dirección donde poder enviármelos.
También contamos ya con un sofá por gentileza de Muebles Raya. Y con todo esto uno no puede más que dar la razón a Blanche DuBois por confiar siempre en la bondad de los desconocidos.
La voz humana - Boceto de escenografía

Comentarios

Deja un comentario